Cultura

La Cultura Belén se desarrolló en los departamentos Belén y Tinogasta en la provincia argentina de Catamarca, a lo largo del río Hualfín. Su desarrollo se produce entre el año 1000 y el 1450 en los valles de Abaucán y Hualfín, donde estaba su centro principal, y en el bolsón de Pipanaco.

Se ubica dentro de las culturas del período agroalfarero tardío caracterizándose su producción alfarera por sus figuras de serpientes, surís y sapos con cuerpos reticulados o con cruz. Se destacaron en su alfarería, fabricando urnas con la base en forma de cono truncado invertido y un cuello cilíndrico con dos asas. Enterraban a los cadáveres en grandes urnas cubiertos con telas.

Utilizaron el bronce para hacer hachas y otros artículos. Las viviendas eran grandes recintos rectangulares de anchos muros.

Esta cultura constituirá más tarde el núcleo central del pueblo diaguita.